Booking.com

sábado, 16 de julio de 2016

Los 11 mercados más bonitos del mundo

De norte a sur y de este a oeste, nos hemos recorrido el globo en busca de los mercados más bonitos del mundo para recogerlos en este post y poder transportamos en el espacio a aquellos lugares en los que están emplazados. Un viaje virtual que, aunque no sacie al completo las ganas de aventura, bien puede paliarlas ligeramente.

Nuestra selección de los mercados más bonitos del mundo se basa en su arquitectura así como en el encanto que encierran. No están todos los que son, ni son todos los que están, pero son un buen punto de partida y entre ellos, quién sabe, puede que se encuentre la excusa perfecta para nuestro próximo viaje gastronómico.

1. Arminius Markthalle de Berlín



Este espléndido edificio, de ambiente retro y bohemio, está situado en el barrio de Moabit, en el noroeste del centro. El Arminius Markthalle contiene numerosos puestos en los que la venta de producto fresco y comida elaborada conviven armoniosamente. A ellos se unen acogedores rincones en los que picotear algo mientras se descansa y, si hay suerte, se disfruta de algún concierto improvisado.

2. Mercado Central de Florencia


Construido a finales del siglo XIX, siendo Florencia la capital de Italia, este mercado es un auténtico paraíso. Bajo la maravillosa cubierta de Mengoni (el arquitecto de la Galería Vittorio Emmanuele en Milán) se encuentra todo tipo de tiendas tradicionales, repletas de productos de alta calidad provenientes de todos los rincones de la tierra.

3. Nagycsarnok o Mercado Central de Budapest



También de finales del siglo XIX, este mercado es el más antiguo y el más grande de Hungría, con más de 10.000 metros cuadrados. Fue dañado durante la II Guerra Mundial y reconstruido en el año de su centenario, lo que le devolvió su antiguo esplendor. Esta sublime estructura de hierro y cristal es una atracción imprescindible para cualquiera que visite Budapest.

4. Markthal de Rotterdam


Impresionante es este edificio por muchas razones, no sólo por su arquitectura y encanto. El contenedor acoge 228 viviendas con vistas a la plaza interior, en la que se ubica el mercado en sí y sus más de 100 puestos de especialidades gastronómicas. Pero eso no es todo, al mercado se suma un restaurante (en el primer piso), un supermercado (bajo tierra) y una escuela de cocina. Miles de personas lo visitan a diario. No hace falta explicar el porqué.

5. Saluhall de Estocolmo



Ubicado en el barrio central de Óstermalm, este mercado es un templo dedicado a los productos locales e internacionales. La estructura externa es sobria y la torre de ladrillos rojos impone, pero el interior es luminoso y acogedor, con un techo de hierro forjado y cristal que alberga elegantes puestos de madera. Uno de esos lugares que invitan a quedarse más y más.

6. Kauppahalli o Mercado Cubierto de Helsinki



Abierto en 1889, este espléndido edificio de ladrillo y cristal es el lugar ideal para resguardarse del frío local y cargar pilas a cualquier hora del día. Su interior acoge 24 puntos de venta dedicados a la buena comida: carne y pescado local, café, panes y dulces, fruta fresca, quesos, productos orientales y una rica oferta de cocina vegetariana.

7. Mercado Central de Valencia



Obra de los arquitectos Francesc Guàrdia i Vial y Alexandre Soler i March, el Mercado Central de Valencia es impresionante. Bajo la llamativa cúpula de hierro y vidrio que corona su estructura, su interior recoge más de 400 puestos en los que se venden todo tipo de productos de alimentación. Una catedral de la gastronomía y el mayor centro de Europa dedicado a los productos frescos.

8. Mercado de Colón de Valencia



Esta joya del modernismo en ladrillo rojo, hierro y vidrio, fue restaurado en 2003 y hoy es parada imprescindible toda ruta cultural o gastronómica por Valencia. Es obra de Francisco Mora, declarada Monumento Nacional. En su interior encontramos desde un centro de hostelería hasta un restaurante, pasando por cervecerías y puestos de alimentación tradicionales, entre otros.

9. Mercado de San Miguel de Madrid



Madrid cuenta con varios mercados en su haber, entre los que destaca el de San Miguel. Del año 1916, ha sido reformado y reabierto en 2009 bajo un concepto de mercado enfocado al ocio gastronómico. Todos y cada uno de sus puestos ofrecen productos gourmet de una calidad excepcional y la posibilidad, en muchos casos, de ser catados in-situ.

10. La Boquería de Barcelona



Nacido en el siglo XV como una extensión dedicada a la carne de otro mercado de la ciudad, el mercado de La Boquería fue creciendo hasta convertirse en el pequeño universo dedicado a la comida que es en la actualidad. Repleto de puestos en los que se puede encontrar de todo: fruta y verdura fresca, bebidas, carne, pescado, dulces, platos preparados y pequeños bares. El ambiente es increíble.

11. Mercado de Santa Caterina de Barcelona


Construido en el espacio anteriormente ocupado por el convento de Santa Caterina, del cual adoptó el nombre, este mercado se convirtió, en la postguerra, en centro de provisiones para las poblaciones del extraradio barcelonés. Su cubierta, espectacular y moderna, contrasta con el interior que alberga un mercado tradicional con puestos de alimentación y restaurantes de gran calidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario