Booking.com

jueves, 4 de agosto de 2016

¿Trabajas tus pies y manos? Te contamos por qué deberías hacerlo

Siempre pretendemos trabajar todo nuestro cuerpo, sin embargo, de seguro la pregunta del titular os ha tomado por sorpresa, pues, ¿trabajas tus pies y manos?Muy pocos responderán afirmativo y por ello, te contamos por qué deberías comenzar a ejercitar estas partes del cuerpo.

Manos y pies: nuestros servidores más descuidados
A pesar de que las manos y pies son grandes servidores nuestros que están en movimiento y a disposición todo el día, con frecuencia son las partes del cuerpo que más olvidamos cuidar.

No sólo pasamos por alto su arduo trabajo diario sino también, que tanto manos como pies están en funcionamiento debido a músculos y que por ello, pueden sufrir lesiones.
Por esa misma razón, debemos fortalecer pies y manos así como estirarlos tras haberlos sometido a un esfuerzo intenso si deseamos cuidar de ellos.
Además, unos pies fuertes y sanos pueden ayudarnos a lograr un buen desempeño corriendo o practicando otros deportes que requieren de su funcionamiento adecuado, y por su parte, unas manos fuertes nos permitirán cargar más peso al trabajar músculos y prevenir lesiones mientras nos ejercitamos.
Por todo esto, si queremos estar en forma y no dejar de cuidar todo el cuerpo, es momento de trabajar pies y manos como lo hacemos con el resto del cuerpo.

Cómo trabajar las manos
Con el objetivo de ganar movilidad en las manos y fortaleza que nos permita su empleo en otras actividades o deportes, y además, para prevenir lesiones, recomendamos poner en práctica los siguientes ejercicios:
  1. Colocando una banda elástica por sus extremos en cada una de las muñecas e intentando separar las mismas sin flexionar la muñeca, tirando para vencer la resistencia de la banda, podemos trabajar los tendones y músculos de la mano.
  2. Ejecutar isométricos colocando el pulgar o todos los dedos restantes juntos debajo de una mesa o una superficie pesada y presionando intentando levantar el objeto con los dedos. Sostenemos unos segundos la presión y retiramos los dedos, repitiendo tantas veces como sean necesarias.
  3. Juntando ambas palmas de las manos frente a nuestro pecho, con los codos flexionados y los antebrazos por delante del cuerpo, podemos realizar otro ejercicioisométrico presionando ambas manos por unos segundos, después relajamos y repetimos.
  4. Sujetando una pelota pequeña con toda la mano, podemos ejercitar la articulación de la muñeca y relajar las manos haciendo rodar la pelota hasta que la mano quede con sus dedos hacia abajo y la muñeca flexionada y después realizamos el mismo gesto hacia atrás, repetidas veces.
  5. Con el antebrazo sobre una mesa, totalmente relajado, y la mano extendida, debemos girar la misma alternando la palma y el dorso sobre la superficie de la mesa una y otra vez.
  6. Con la mano abierta y todos los dedos juntos, podemos separar el pulgar y volverlo a unir con los otros dedos repetidas veces de manera de trabajar los músculos.
  7. Estirar los dedos sujetándolos todos juntos con la otra mano y llevándolos suavemente hacia atrás, mientras la palma de la mano se dirige hacia arriba y nuestro brazo se encuentra flexionado, es de gran ayuda para relajar las manos tras un entrenamiento intenso.
Algunos otros ejercicios que pueden ayudarnos a ganar movilidad, fortalecer músculos y proteger la articulación son los que se muestran en el siguiente vídeo:

Además de todos estos ejercicios, para una buena flexión de la muñeca y una adecuada movilidad de la mano siempre es recomendable trabajar antebrazos.
Cómo trabajar los pies
Para fortalecer, relajar y proteger nuestros pies, podemos ejecutar los siguientes ejercicios y/o actividades:
  1. Rodar una pelota con la planta del pie, hacia atrás y adelante sucesivas veces. Éste movimiento nos relajará pero también nos ayudará a ganar movilidad y fuerza en la zona.
  2. Flexionar los dedos de los pies mientras tenemos todo el pie apoyado en el suelo, intentando llevar hacia arriba los dedos y hacia abajo lentamente, para trabajar los músculos que dan movilidad a los mismos.
  3. Caminar en puntillas para trabajar músculos que dan movilidad al pie y también, ejercitar gemelos y tibiales.
  4. Encoger una toalla con los pies, para lo cual debemos colocarnos de pie sobre la misma y mediante el movimiento de dedos y planta del pie debemos intentar encogerla.
  5. Caminar descalzos, sin ningún tipo de soporte, sujeción ni nada que condicione el movimiento del pie, de manera de ganar en fortaleza y prevenir lesiones. Sólo unos minutos al día, aunque sea dentro de casa, serán suficientes.
  6. Intentar separar los dedos de los pies entre ellos, una y otra vez, para trabajar la movilidad y los músculos que dan movimiento a los mismos.
Éstos y otros ejercicios puedes verlos en el siguiente vídeo:

Como podemos ver, no es difícil trabajar pies y manos, pues podemos ejercitarlos en casa, en muy pocos minutos y será suficiente para obtener todos los beneficios de su fortaleza, su movilidad y agilidad.
Y vosotros, ¿ya habéis trabajado pies y manos?
Vídeo | E-Trainers y Oncenoticiasipn 

No hay comentarios:

Publicar un comentario