Booking.com

miércoles, 15 de junio de 2016

Por qué decirle NO a las dietas detox

Las dietas "detox", desintoxicantes o depurativas resurgen en las cercanías del verano tentándonos con sus rápidos efectos para perder peso. Sin embargo, apuntarnos a una de ellas realmente no es aconsejable y a continuación te contamos por qué decirle NO a las dietas detox.

¿Qué son las dietas detox?
Partiendo de la premisa de que tu cuerpo está intoxicado, las dietas detox proponen una alimentación que limpiará tu organismo de los excesos que has tenido o de factores como las comilonas, el alcohol u otros.

Así, son dietas generalmente basadas en líquidos varios, tales como agua, batidos, zumos o semejantes, y se llevan a cabo por corto tiempo con la finalidad de "barrer" con todo tipo de impurezas que tu cuerpo pueda tener y ayudarte a perder algunos kilos en poco tiempo.
Las hay de varios tipos y con diferentes nombres, pero por regla general, todos se basan en la ingesta de frutas, verduras y líquidos en grandes cantidades, siendo por supuesto, alternativas universales que todos pondremos en práctica de igual manera.

Por qué decirle NO a las dietas detox

Si lo que buscas es cuidar tu cuerpo y tu salud y sentirte bien con la llegada del verano, sin duda debes decirle NO a las dietas detox y a continuación detallamos las razones:
  • No depuran, pues ninguna dieta puede desintoxicar un organismo intoxicado, sino que para ello nuestro cuerpo tiene órganos como los riñones e hígado que de eso se encargan.
  • No son sostenibles, de allí que sean dietas de corta duración, ya que no podemos alimentarnos a líquidos o bebidas por mucho tiempo.
  • No nos enseñan a comer bien ni sano, sino que durante su seguimiento debemos comer sólo determinados alimentos, dejando de lado preparaciones muy frecuentes en nuestra dieta o de nuestro mayor agrado
  • No sugieren la práctica de ejercicio, pues claro, son dietas muy pobres en calorías que sumado al entrenamiento, pueden poner en riesgo la salud.
  • No adelgazan verdaderamente, pues si bien en los tres a cinco días que realicemos la dieta nos veremos con menos kilos y nos sentiremos más livianos, sólo nos habremos deshinchado y cuando retomemos la alimentación habitual, rápidamente recuperaremos lo perdido o más.
  • Son un tipo de dietas milagro por sus características, ya que prometen resultados rápidos y muy buenos, sugieren la compra de batidos y/o suplementos que requieren mucho dinero, eliminan grupos completos de alimentos lo cual puede propiciar carencias y lo peor, no nos ayudan a comer mejor ni a proteger la salud.
  • Son universales y no consideran las necesidades ni otras características particulares de cada persona.
Por todas estas razones las dietas detox no son efectivas sino que pueden representar una amenaza para el correcto funcionamiento del organismo, Por ello, debemos decirle NO a las mismas si queremos estar y sentirnos bien este verano.

¿Cuál es la opción más adecuada?

Aunque resulta complejo, debemos admitir que los milagros no existen y que ninguna dieta podrá corregir meses y meses de excesos o malos hábitos en los pocos días que restan para el verano.
Por ello, lo mejor es no apuntarnos a dietas milagrosas ni rápidas, sino más bien, comenzar con cambios saludable en nuestro estilo de vida que podamos sostener durante el verano e incluso después para ir, poco a poco, consiguiendo nuestro objetivo de estar en forma y perder peso cuidando la salud.
Con estas alternativas más moderadas y sanas, podremos adelgazar sin recuperar el peso perdido, sin pasar hambre y lo mejor, de una vez y para siempre.
Por ello, siempre mejor despacio y con esfuerzo para conseguir verdaderos resultados, pues las dietas detox como otras, no son alternativas recomendables.
Imagen | iStock

No hay comentarios:

Publicar un comentario